Google+ Followers

miércoles, 10 de febrero de 2010

BLAS DE OTERO


Blas de Otero significa, como poeta, una particular intensidad en la poesía española. Bilbao y España palpitan de un modo intenso en sus versos, como otras ciudades de su querida españa,  esa inmensa mayoría, la que sufre y vive la historia.
Arraigo y desarraigo entran en conflicto, en el amor constante, invariable, por la patria, cuya felicidad a veces llega y otras se escurre en un tiempo que no siempre es lo suficientemente noble en lo que viene para las muchedumbres.
Recorrió con cariño singular gran parte de su patria, para lqa que, ángel fieramente humano, quiso un mejor destino.

__________________________________________________

MADEMOISELLE ISABEL


Mademoiselle Isabel, rubia y francesa,
con un mirlo debajo de la piel,
no sé si aquél o ésa, oh mademoiselle
Isabel, canta en él o si él en ésa.


Princesa de mi infancia: tú, princesa
promesa, con dos senos de clavel;
yo, le livre, le crayon, le...le..., oh Isabel,
Isabel..., tu jardín tiembla en la mesa.


De noche, te alisabas los cabellos,
yo me dormía, meditando en ellos
y en tu cuerpo de rosa: mariposa


rosa y blanca, velada con un velo.
Volada para siempre de mi rosa
-mademoiselle Isabel- y de mi cielo.


(De: Angel fieramente humano)


ESPEJO DE ESPAÑA


Ávila.
Toledo.
Lágrimas
de piedra, ardiendo
en la cara
del cielo.
Alba
de Tormes. Cierro
los ojos. Pasa
un agua en silencio.
Lenga, ancha
como el tiempo.
El Toboso. Criptana.
Veo
una mancha,
lejos.
Lanza
y rocín, en sueños,
avanzan.
Oh espejo
de España.
Yermo
yelmo. Bajada
del Pozo Amargo.

Cierro
los labios
de la patria.


(De: Con la inmensa mayoría)


NARRACIÓN EN EL MAR


Te voy a contar una historia del mar.
El mar mueve las manos como tú cuando haces el amor.
El mar amanece de espaldas como tú sobre mi pecho.
El mar abriendo y cerrando los ojos cegado por el sol.
Pues lo primero que iba a decirte
es acerca de la otra tarde y tu chaqueta de lana azul
que a veces salpicaba la espuma
derramada sobre el rompeolas,
y oprimías los labios o reías y gritabas "en Jaén
nos zabullíamos
en el Guadalbullón"
sólo se oía el mar, las ramas
de las olas desamarrándose de cuajo,
el jadeo del agua
ahogándose
contra el rompeolas,
hiciste un gesto con la ceja "¿vamos?
me da miedo" el cielo imitaba tu jersey azul,
dijiste "éramos tres hermaniyas, Araceli,Linda
y yo, allí en Jaén, ya sabes
trabajábamos de sol a sol,total para qué"

el mar protestaba violentamente contra el acantilado,
de pronto una estrella irradió tras la lejana cima.
(De: Que trata de España)


EPÍSTOLA MORAL A MÍ MISMO

Dices "la vida", y piensas,¿en qué piensas,
cuando dices: "debo escribir" "me marcho"
"me duele mucho que no lo comprendas",
en qué piensas cuando dices "me ahogo"?

Porque la vida es simple, está compuesta
de fumar, convivir, mover el brazo
y hacer que nazcan otros entre piernas
de mujer:el puente que ha pasado

por alto Jorge Manrique en aquella
copla del río. En qué estás pensando,
la vida es bella desde que comienza
la película, hasta que encendemos el cigarro.

Dices que el hombre pasa, el tiempo vuela
y España sigue entre el Atlántico
y el Mediterráneo, decorando su cueva
de Altamira con decorados falsos.

Pero no pienses tanto en Castilla la Vieja
ni en la Mancha que en la mejilla llevamos.
La vida no es ninguna broma, dijo el poeta
de Estambul cuando estuvo encarcelado.

España tampoco lo es; demasiado seria
en el fondo. Por qué dices "me ahogo",
si ni siquiera rima, por muy imperfecta
que sea (tu patria).Y ahora lo es demasiado.

No pienses que toda la vida es esta
mano muerta,este redivivo pasado,
hay otros días espléndidos que compensan,
y tú los has visto y te orientaron.

Todo tiene su término; desecha
esos pensamientos, y vámonos al campo
a ver la hermosura de la lavandera
antes que el río muera entre sus brazos.

(De: Que trata de España)


TORNO...


Torno
los ojos a mi patria.
Meseta de Castilla
la Vieja, hermosa Málaga,
Córdova doblando la
cintura, mi Vizcaya
de robles y nogales,
pinos y añosas hayas,
clara Cataluña, puro
León, lenta Granada,
Segovia de oro viejo,
Jaén ajazminada,
Moncayo azul, altivos
Gredos y Guadarrama,
blanca Vinaroz,
Extremadura grávida,
patria de pueblo y pan
partido injustamente.
(De: Que trata de España)


CIUDADES


Después del mar vinieron las ciudades, ninguna tan pura como Madrid, con su cielo desnudo y ese hablar suyo, digámoslo francamente, tan simpático. Yo había llegado en un turbio tren del Norte, rescatado de un gélido colegio, todo sea por dios: de improviso, Madrid me iluminó como un adagio, allí vi claro que no se puede ir del colegio al cielo, como me decían, sin pasar por Madrid.
Ciega Bilbao, ciudad adusta y beatona, con su temible fuerza soterrada, reflejándose en el cielo nocturno de la ría, riberas fabriles de Sestao, Baracaldo, Erandio, denso Bilbao que persiste en todo tiempo en mi acento y mis gestos, en mi terquedad de hacernos los dos más humanos, más justos, más parques.
París. Miro sus calles bordeadas de mercadillos, aspiro el tenue gris, escurren las aceras el rápido baldeo, una gruesa mujer grita algo que jamás entendí.
Zamora, vieja y remozada, ciudad de doble historia como aquella torre caida en el cauce del Duero...
Pekín está callada esta mañana de inmenso sol, la plaza de Tien-An-Men restalla su blanco sin compasión contra el verdor del parque imperial: miro estos niños que llen la cartilla en voz alta, al unísono, sílabas que saltan asustando mínimos pájaros pintados.
Palencia, plantada en estos campos góticos, con su habla pura y perdurable, su palabra dando fe de vida en estos días de desidia del ritmo y del vocablo.


(De: Historias fingidas y verdaderas)


TODO

Gracias doy a la vida por haberme nacido.
Gracias doy a la vida porque vi los árboles, y los ríos, y el mar.
Gracias en la bonanza y en la procela.
Gracias por el camino y por la verdad.
Gracias por la contradicción y por la lucha.
Gracias por aire y por cárcel.
Gracias por el asombro y por la obra.
Gracias por morir; gracias por perdurar.


(De: Historias fingidas y verdaderas)


HACIA EL XXI


Andar para que el tiempo prosiga su marcha, para que el espacio se adelante a sí mismo,
andar sentado, en ppie, de rodillas, cabeza abajo, con los codos, con la memoria y mis dos hermanas,
por un sendero oscilante envuelto en vaho azul, entre las rocas de la montaña y la llambria del acantilado,
andar desde el vientre materno hasta debajo de la tierra,
andar rectamente, y rodeando, divagando, sentándose en un seto, saltando un vallado
de anuncios


BEBA LECHE DE COLOR


MEDIAS PARA AMBOS SEXOS


VOTE A SU PADRE


seguir seguir y mirar pausadamente, pararse ante el escaparate de una ferretería, volver la cabeza a la vidriera de una florería,
caminar de noche bajo la lluvia leyendo en voz alta, encendiendo un cigarrillo con la punta del otor, quitarse la camisa bajo la lluvia,
ir con Walt Whitman y montar juntos en un coche de caballos, escupir a la estatua de la Libertad y a los estragadores de pueblos subdesarrollados,
arrollar todo lo que impide el pensamiento, el paso, el camino, la implantaciòn de la primera piedra
de una sociedad donde en el siglo XXI el hombre se siente un rato a descansar.


(De: Revista El Urogallo)